sábado, 29 de julio de 2017

Tiempo Falso

Texto por Mr. D, (Facebook,Patreon)

Arranca lentamente un poco de pasto del suelo, lo mira con desdén y suspira pesadamente. La luz de la luna ilumina tenuemente la cima donde se encuentra. Contempla las incontables luces de la ciudad que se desparrama más abajo, lamiendo las faldas de la cadena montañosa sobra la que está parado. Aún no ha revisado las señales para asegurarse pero por lo que ve, puede intuir que ha fallado de nuevo. Con desgano toca el aparato ovalado y negro que le cubre todo el oído derecho, alargándose en una redondeada extensión rectangular que le corre por el rostro hasta casi tocarle el ojo. Al instante, un pequeño cristal verde emerge del oscuro brazo. Empieza a recibir imágenes y escuchar sonidos, repasa rápidamente las frecuencias de radio y televisión. Luego de unos segundos frunce en seño y el cristal deja te transmitir. Es un hecho: falló de nuevo.


sábado, 25 de junio de 2016

“NO” a la paz de Santos

Texto por Mr. D, (Facebook,Patreon)

Una madre cuelga el teléfono temblorosa, aún sin lograr comprender del todo lo que acaba de escuchar al otro lado de la línea. Enciende el televisor y ve las noticias, lo anuncian en los dos mediocres canales de la nación, una tragedia con precedente pero igual de dolorosa que las anteriores: un dispositivo explosivo ha detonado llevándose consigo algunas almas desdichadas. «Esto le pasa a otros» pensó «no a mí». Calla y escucha el reporte unos segundos más. “no a mí”, se dice; “no a mi hijo”, susurra. Quiere gritar pero no puede, su dolor se derrama y le colapsa las piernas. Es su hijo una de esas almas desdichadas. Ha muerto y nunca sabrá quién lo mató, no personalmente al menos. Por el resto de sus días solo conocerá un nombre para la amorfa entidad que la dejó sin él: FARC.


miércoles, 24 de febrero de 2016

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Übrim: Cinco Mouthras (20)

Texto por Mr. D, (Facebook,Patreon)
- Nombres. –exigió Zirad.
- Rakt –respondió el metálo delgado.
- Zirek –dijo el cobrizo.
- Deerla –definió la mujer.
- ¿Qué hacen con Ezzar? –preguntó Ekia.
- Los Mouthras no explican sus asuntos a lotos –afirmó la metála- ríndanse ahora y prometemos que no la dañaremos. Usted se queda aquí y nos llevamos a Zirad.
- ¿A dónde? –inquirió el agente.
- A Alkha’Du –explicó Rakt- donde será juzgado por traición.
- Orgul es el verdadero traidor –contó Zirad- ¡¿No les parece curiosa la presencia de unos MALDITOS übrim al otro lado de esta selva?!
- Tenemos nuestras órdenes –expuso Zirek- un Mouthras cumple su objetivo, luego informaremos de esta anomalía.
- Yo era como ustedes chicos –dijo el agente pausadamente- antes de que empiecen con esto… quisiera que reconsideraran.
- Es usted una leyenda señor –comentó Rakt- será un honor llevarlo ante el consejo.
- Será una lástima que terminen así –aseguró Zirad.
- Deerla, a la loto –ordenó el delgado Mouthras, justo antes que los cinco trabaran combate.